una se deja convencer poco a poco, casi sin darse cuenta; primero es reacia: yo nunca llevaría eso; después ve uno con forma de pañuelo precioso y entrán ganas de empezar a tejerlo ya (bastante complicado para mi) hasta que, de repente, llega un abrazo a tu vida y no te puedes resistir… Si, si, será mi segundo chal, ¿ya era hora no?

Abrazo

Paralelamente estamos aprendiendo a hacer patchwork – la sobrina y yo-, pero … ejem … los cuadrados no “casan” será algo irregular (ella opina que soy hiper crítica); haremos como que no nos damos cuenta. Los colores que ha elegido son dibujos de acuarela de Janosch

Janosch 1

combinados con algodón amarillo, un antiguo catalógo de telas para niños reciclado en cubrecama. Cuadrados de 10×10 cm. medidas totales 80×100 cm. Una fuente de inspiración la encontareis en PurlBee y también en Cauchy.

y por último, y no menos importante, más bien lo contrario: mañana tenemos quedada tejeril en casa! será la segunda, somos cuatro adictas a los calcetines. ¡¡¡Fiesta!!!
para puntarse a la próxima sólo hace falta avisar, ¡os esperamos!

Anuncios

¡Así es la vida! Parece ser que tuve un cambio de rumbo. Digamos que otras prioridades.
Pero lo siento amigas, recahí en la vieja adicción, tropecé con la misma piedra, me he re-en gan cha do al punto, eh oui! brrr debe ser genético. Cada punto que tejo me siento más cercana a mi madre, a mi abuela, casi a mi bisabuela; es como una meditación, estar a gusto con una misma. Me gusta, me gusta y me encanta tejer. NO lo puedo dejar. Ya no más subir el listón, ni intercambios, ni reuniones: tejo de puro placer y porque me apetece, sin prisa ni pausa.

La vuelta
Primero me di el gustazo de ayudar a tejer un par de calcetines a Lola; después fueron muchos mails en el buzón preguntando “si estaba bien” (glups!)
Superé el miedo y he terminado un FO olvidado, no me lo creo, pero si, lo conseguí.
Un año para tejer el Feather and Fan Comfort Shawl by Sarah Bradberry
Lana: Noro Kureyon Sock, color S40
Agujas: 4,5 mm.circulares Denise

El resultado es que lo utilizo en plan pañuelo, a diario pués se adapta a cualquier color de mi vestuario. Estoy muy contenta. No encuentro ningún inconveniente a que la lana sea áspera y me gusta el look rústico e irregular que tiene.

Poco a poco me entra el guasanillo: participando en un proyecto colectivo, cuadrados para un bebé; umm … más calcetines y … Ravelry!
Lo confieso volví a meter la nariz ahí y esta si que es mi perdición.
Una abrazo a todos y todas, os he echado MUCHISIMO de menos!!!
y si, estoy estupenda y muy feliz 😉