Estoy muy contenta porque ¡por fín! he terminado la traducción de los Monkey, de Cookie A. Espero que alguno/as podais disfrutar de este patrón. Por mi parte he aprendido bastante dedicando unas cuantas horas a ello: sin darme cuenta se borró una parte del texto (casi todo) así que volví a empezar desde una perspectiva nueva; repasando las abreviaturas en español e inglés, conociendo a personas con experiencia en punto y pensando ya en darme una vuelta para ver sofaware para dibujar gráficos de punto (para mi trabajo utilizo el Freehand, y me encanta, y estoy aprendiendo 3D con el SketchUp). Entrando más profundamente en el mundo Monkey también pude admirar la lana que escogió Cookie. Hay que ser fuerte para resistir tantas tentaciones.

Para mi esta ha sido la semana de los re-inicios: he repetido, hecho y deshecho varias veces unos calcetines de bebé, para Clara. Y unos de hombre, que estoy haciendo para X, con esta madeja, van a volver a su punto de origen, se reconvertirán en ovillo. Snif, snif! Esto ya os lo cuento luego, cuando estén más adelantados, y se me pase el ataque de vergüenza:

Waldgeflüster 2

¡Os deseo una feliz semana!