El pasado fin de semana hice otro viaje relámpago (trabajo de nuevo) a Valencia. Así que aproveché para parar y probar el arroz en el Delta del Ebro; re-descubrir la belleza del gótico [me pregunto: si así de exquisitos eran los edificios como debían ser los tejidos!!!]; y visitar Sagunto…

Herencia de “los moros”:

Arroç a banda

Herencia de los romanos:

Sagunt

(¡Las polémicas obras del teatro romano! Y yo que soñaba con Taormina, nada que ver. Apenas se ve el mar.)

Las lanas no las llegué a comprar, pero verlas las vi y abundantes!!! Hay una calle en el centro que está dedicada a las mercerías; muchas parecen de la posguerra, de abuelita, a punto de cerrar, seguro tienen buenas ofertas. Es la Avenida María Cristina, cerca del Ayuntamiento (si alguna es de por allí que me corrija si estoy equivocada).

¡Besos a todas y buen fin de semana!